Entornos Personales de Aprendizaje: cómo aprender a aprender durante toda la vida

El viernes y el sábado pasados tuve la posibilidad de compartir un seminario con una de las grandes: Dolors Reig, psicóloga social y editora principal de “El Caparazón”. El seminario a impartir versaba sobre “Entornos personales de aprendizaje“, una metodología que nos permite filtrar, sintetizar, canalizar, organizar y dominar, en definitiva, el abundante flujo de conocimiento y de relaciones formativas que establecemos en la web.

Partimos de dos conceptos básicos que son los que dan sentido a esta metodología: información y colaboración. Son dos de los cambios más importantes que vivimos en esta era digital, cuando se convierte en fundamental “aprender a aprender durante toda la vida“. Si partimos del concepto de información, los agregadores de noticias se convierten, entre otros, en una de las principales fuentes de conocimiento para este aprendizaje continuo.

Los Entornos Personales de Aprendizaje en la era de la abundancia

“A pesar de los esfuerzos de los educadores y los individuos para crear ambientes de aprendizaje (a menudo abundantes y complejos) para los estudiantes, esto a la larga no será necesario. Los aprendices crearán sus propias comunidades, sus propios ambientes. A lo sumo, el educador debe garantizar que las herramientas están ahí para que los estudiantes las usen, y que los canales de comunicación, de estudiante a estudiante, de comunidad a comunidad, están abiertos”.
Downes (2008), sobre el futuro del E-learning.

Los Entornos Personales de Aprendizaje (EPA, PLE en inglés) están siendo desde hace un tiempo objeto de atención, como concepto, metodología, herramienta o conjunto de las mismas para manejar de la forma más eficiente posible el flujo de información continuo y abundante que podemos canalizar, convertir en conocimiento todo aquello que arroja la Red. Pero toda esa información es abundante, por la diversidad de fuentes, por la diversidad de contenidos. Pero no es lo único.

También hay una abundancia de contextos en los que acontece el aprendizaje, hay múltiples posibilidades de comunicación (entendidas como posibilidades para conversar) y abundantes recursos para aprender. Todo ello representa el “empoderamiento” (empowerment) de los usuarios ante las enormes posibilidades de aprendizaje que la red, para participar en esta sociedad.

Las claves de los EPA: información y colaboración

El primer paso es la recogida de información, una vez que tengamos claro sobre qué queremos ser informados y qué medios/blogs/web van a ayudarnos en esta largo. Para ello debemos partir de los agregadores de contenidos (o lectores de RSS, entendidos estos como un software para suscribirse a fuentes de noticias). Este agregador lo que hace es reunir “historias”, mostrando las novedades o modificaciones. Por tanto, avisa de qué sites han incorporado contenido nuevo desde nuestra última lectura y cuál es ese contenido. De este modo, todas las fuentes consultadas se pueden reunir en un único punto, tales como Google Reader, Netvibes, Instapaper o Feedly, entre otros. En definitiva, con el RSS es posible apuntarse a aquellas noticias y novedades, y estos lectores de los que hablamos chequean automáticamente todos los sitios que hayamos indicado y va mostrando los nuevos contenidos que son añadidos.

Igualmente, tengamos en cuenta que si disponemos de una web o un blog propios, es muy conveniente disponer de un RSS para que “nuestros seguidores” puedan sindicarse a nuestros contenidos. E igualmente, tal y como recomienda Dolors Reig, es muy interesante la suscripción a través del email, una vía muy utilizada todavía por muchos usuarios. De este modo el usuario accede a noticias, información, artículos y novedades sin tener que navegar por cada uno de los sitios –por el tiempo que ello implicaría– y accede únicamente a las actualizaciones.

¿Cómo sé si mis fuentes son de confianza?

El siguiente problema que se plantea es el de establecer cómo sabemos si una fuente de información es fiable. Tengamos presente que ser capaz de evaluar la credibilidad de la información es una habilidad importante que se utiliza en la escuela, en el trabajo y en la vida del día a día. Algunas recomendaciones a tener en cuenta en esta evalución:

1. Averiguar el PageRank o el AlexaRank que tenga el site.

El PageRank es el número dado por Google para determinar la importancia o relevancia de una página (refleja, pues, la importancia del site en Internet). En este sentido Goole confía en la naturaleza democrática de la web utilizando su vasta estructura de enlaces como un indicador del valor de una página en concreto: interpreta un enlace de una página A a una página B como un voto, de la página A, para la página B, aunque también analiza la página que emite el voto. Los votos emitidos por las páginas consideradas “importantes”, es decir con un PageRank elevado, valen más, y ayudan a hacer a otras páginas “importantes”. Una página con un PageRank elevado es más fiable que una que no lo tiene. Pero no nos podemos quedar en este punto exclusivamente para determinar la fiabilidad de un site.

Por otro lado encontramos Alexa, que mide el tráfico de nuestra web y nos coloca en un ranking en el que nos comparamos con el resto de webs. La posición en el ranking Alexa viene determinada por el tráfico medio que recibe una web concreta en una medición realizada durante los últimos tres meses. Es por ello que los datos desde la apertura de la web hasta estos tres meses de vida no son del todo reales, ni estables. El ranking no es exacto y depende de que tengamos instalada la barra alexa en nuestro navegador. Sin embargo, es el más fiable en internet y aceptado por todos como el único válido para todo tipo de mediciones. Como alternativa podemos señalar a Google Trends, en el que no profundizaremos. En cualquier caso, tanto el PageRank como el AlexaRank se pueden poner como extensiones en Chrome y el trabajo de evaluación es mucho más sencillo.

2. Una fuente es más creíble si está escrita por alguien con una experiencia u otras credenciales en el tema de interés. Si no hay autor o la organización lleva el nombre, la fuente la fuente no tiene por qué ser considerada como muy fiable. También es cierto  que hay páginas que “sobreviven” de copiar el contenido de otras páginas y no se citan las fuentes. En este sentido, debemos tener en cuenta plantear en nuestros contenidos los autoenlaces que, además de ayudarnos al posicionamiento, es un método que evita que se plagie (pues el “paste” se puede hacer con el enlace que viene del texto original y aparece en el texto del editor que plagia).

3. Evalúa las fuentes de la fuente. Es importante citar otras fuentes de confianza, pues es un signo de credibilidad. E incluso acudir a directorios fiables, del tipo Bitacoras.com, Mktfan.com o DMOZ, directorio oficial de Yahoo, en los que debemos dar de alta, dentro de lo posible, nuestros contenidos.

Hasta aquí hemos desarrollado el concepto de aprendizaje: herramientas que nos permiten la obtención de información para esa formación continua. Otro punto a tener en cuenta es el de la creación y mantenimiento de espacios de producción de contenidos propios, para aumentar las e-competencias, mejorar las aportaciones a la comunidad. Tal y como establece Dolors Reig “es la idea del e-portfolio, un Curriculum vitae vivo, que agregue marcadores sociales, contenidos propios, fuentes de referencia, la propia red profesional, etc…como representación de  la identidad digital”.

Recordemos que para el EPA, además de la información, la colaboración es un punto fundamental que define esta metodología. En palabras de Dolors Reig: “es importante también la orientación hacia la formación entre pares, la visión del profesor como facilitador, co-responsable y no responsable único del proceso, el aprendizaje colaborativo o social.  El entorno debe propiciar espacios adecuados al desarrollo o como continuación de los procesos colaborativos que el usuario pueda iniciar en cualquiera de las comunidades a las que pertenezca”.

Una vez aclarado todo lo anterior, quedan pendientes de respuestas varias preguntas: ¿son las redes sociales una vía de formación y conocimiento? ¿Están los más jóvenes concienciados de que el entorno online no es únicamente un entorno lúdico? ¿Qué papel tiene el maestro/profesor 1.0 en estos nuevos entornos 2.0 y 3.0? Estas y otras preguntas serán respondidas, en el próximo post, por la propia Dolors Reig.

Publicado el diciembre 3, 2012 en Actualidad, SmmUs. Añade a favoritos el enlace permanente. 2 comentarios.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.060 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: