La Casa Real y una crisis de comunicación muy mal gestionada

Palos de ciego. Así se puede definir la política de comunicación que se está llevando a cabo en estos últimos meses por parte del Palacio de la Zarzuela, en relación al caso en el que está acusado (aún no imputado), por captación de fondos públicos, fraude, malversación y falsedad documental, Iñaki Urdangarín, marido de una de las infantas y actual yerno de los Reyes de España.
Recordemos que según publicaron diversos medios de comunicación La Casa Real Española estudiaba “limitar los miembros de la Familia Real a los Reyes, los Príncipes de Asturias y las hijas de éstos, las infantas Leonor y Sofía, por ser los únicos que viven solo del presupuesto que el Estado destina a la Corona, y ocupan los primeros puestos en el orden de sucesión al trono”, desvinculando así la imagen de La Corona al delito cometido por uno de sus miembros.

Ayer se pronunció el Palacio de la Zarzuela con un comunicado oficial a este respecto rectificando estas filtraciones a la prensa, y en el que reconocía, entre otros puntos, que “La composición de la Familia Real española viene definida en el Real Decreto 2917/1981, de 27 de noviembre, por el que se establece el Registro Civil de la Familia Real”. En este sentido, su artículo primero establece que se inscribirán en este registro “los nacimientos, matrimonios y defunciones, así como cualquier otro hecho o acto inscribible con arreglo a la legislación sobre Registro Civil que afecten al Rey de España, su Augusta Consorte, sus ascendentes de primer grado, sus descendientes y al Príncipe heredero de la Corona”. Por tanto, y tras una breve autocrítica, aclaraban que “La Unidad de Relaciones con los Medios de Comunicación lamenta profundamente haber contribuido a que algunos medios hayan recogido de forma equívoca o errónea este tema”. De esta forma Zarzuela matiza que no es intención del Rey sacar de este registro a la Infanta Elena y los duques de Palma. Lo que sí ha puesto en marcha desde hace tiempo es un plan de disminución progresiva de las actividades de las Infantas, toda vez que las figuras de ambas pierden relevancia con la Familia del Príncipe ya consolidada. Y casualmente coincidiendo con la imputación del duque de Palma.

Urdangarín es acusado, que no imputado
El Duque de Palma, Iñaki Urdangarín, según se hace eco el periodista José Oneto, es imputado formalmente no solamente de posibles delitos de tráfico de influencias, malversación de caudales públicos, falsedad documental y fraude a la administración, sino, también, por haber contribuido al montaje de todo un aparato de facturas falsas para defraudar a la Hacienda publica, al tiempo que se enviaba parte de los ingresos que entraban en el Instituto Noos, a paraísos fiscales como Belice o Luxemburgo, vía Londres. Pero todo queda en acusaciones formales. Mientras tanto el duque de Palma ha dicho que defenderá su “honorabilidad e inocencia” en relación con su gestión al frente del Instituto Nóos. En una nota enviada a la agencia EFE en Washington, el esposo de la Infanta Cristina asegura que cuando conozca los pormenores de las diligencias judiciales se pronunciará. Y aún no lo ha hecho.
La situación se complica con ¡Hola!
Por su parte, y para complicar aún más la situación y seguir el caso con total actualidad, esta semana sale en portada de la revista ¡Hola! la propia Reina junto a Urdangarín en su domicilio de Washington. El hecho no tendría mayor trascendencia si se tratara de una familia cualquiera, pero se trata de una institución-empresa cuya imagen se tambalea en estos días. Y este tipo de fotografías no les conviene en absoluto para la reputación corporativa de la Corona.
Aclarando conceptos

El profesor José Luis Piñuel establece que Crisis significa un cambio repentino entre dos situaciones que amenaza la imagen y el equilibrio natural de una organización porque entre la situación anterior y la situación posterior a la crisis se produce un acontecimiento súbito (inesperado o extraordinario) frente al que hay que reaccionar comprometiendo la imagen y el equilibrio interno y externo de la organización ante sus públicos.

Por tanto, somos conscientes de que la crisis es una situación compleja y decisiva que se debe solventar y estudiar cuidadosamente para salvaguardar la supervivencia de una organización o institución y tratar de no llegar a comprometer su imagen y su credibilidad.
La crisis de reputación de Zarzuela
Ahora bien, y en relación con la crisis vivida por la Casa Real ¿es una crisis evitable, es decir, se podría ahorrar mediante una actuación eficaz y a tiempo? En este sentido la situación de crisis como tal se daría, pero sin aplicar la política de silencio que está llevando la propia Zarzuela que, además, no se ha previsto cómo actuar. Tal y como señala el profesor Piñuel “una gestión racional de las crisis pasa primero por la previsión. Identificar las áreas más débiles, precaverse contra los riesgos, prever las respuestas a aportar, poner en marcha dispositivos de alerta, constituyen el plan preventivo en el que toda organización tiene que pensar”.   
Por otro lado, la actitud empleada ha sido el silencio, pues se ha decidido no reaccionar respondiendo a las acusaciones, o de hablar de ello lo menos posible. Y cuando lo ha hecho, ha sido erróneamente (quizás por falta de planificación). No siempre el silencio está mal visto, pero sí en este caso, en el que la crisis se puede catalogar de MUY GRAVE, ya que puede ser interpretado como una huida, o puede inducir a ser cómplice de la culpabilidad (y mucho más con la aparición de la Reina junto a Urdangarín), con lo que la imagen de la empresa resulta entonces fuertemente dañada. Además, a falta de declaraciones oficiales de la empresa, los periodistas buscan otras informaciones e incluso hacen interpretaciones que, en todo caso, pueden o no coincidir con la realidad, pero que influye en la percepción de los españoles, clientes últimos de la Corona.
Por tanto, la gestión de la crisis de reputación por parte de la Casa Real está siendo nefasta. Y tal y como apunta Oneto, la Zarzuela debería tener ya preparada una respuesta a esa embarazosa situación al margen de la versión oficial de que la justicia tiene que seguir su curso sin ningún tipo de privilegio y que Urdangarin tiene que responder ante la Justicia como un ciudadano más. Lo exige la situación económica crítica del país y, sobre todo, el honor de la Corona, que en ningún momento puede ser puesto en duda por un asunto tan delicado como este que inunda las paginas de los periódicos y los principales espacios de la televisión.
O Zarzuela cambia de estrategia, o la crisis irá a peor.

Anuncios

Publicado el diciembre 9, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: