Marketing en buscadores: desgranando Google AdWords (II)

En el anterior post hablábamos de conceptos como el SEM, el SEO o posicionamiento orgánico, y el PPC (Pago por Clic). En este caso nos vamos a centrar en Google AdWords, ese gran desconocido para muchos usuarios.

Las AdWords son anuncios que se muestran en la parte superior y el lateral derecho en los resultados de la búsqueda del usuario, que forman parte de un programa publicitario desarrollado por Google. Ha marcado un hito en cuanto que supone publicidad contextual, no intrusiva. Ahora bien, ¿cómo funcionan? ¿Qué formatos existen?

Para nosotros, como anunciantes, las AdWords son una gran oportunidad, por la visibilidad que generan y porque no se considera publicidad intrusiva, en cuanto que se “camufla” entre otros resultados de búsqueda, viéndose como un valor añadido a la búsqueda. Es, en definitiva, una publicidad contextual.  Suelen tener un formato de texto o gráfico, que usualmente aparecen en el lado derecho de la pantalla de los resultados de búsqueda, aunque también pueden aparecer en la red de sitios web que estan afiliados a AdSense de Google. Sobre este último servicio hablaremos en futuros post.

¿Cómo funcionan las AdWords?

El sistema de las AdWods se basa, fundamentalmente, en una subasta de venta de keywords. Esto se traduce en que la empresa que más pague por adquirir un término específico, será quien ocupe el primer lugar en la lista de páginas que pujen por esa palabra clave. Es, por tanto, una puja dinámica que resuelve el orden de los anuncios según los ajustes del resto de anunciantes. La puja se hace por palabra clave, por lo que el presupuesto destinado se hace por cada una de las keywords elegida.

Estos ajustes de los que hablamos es relativo al coste de una campaña que cada anunciante quiere invertir, y que viene determinado por el presupuesto diario (inversión máxima que el anunciante quiere destinar por día) y la oferta del CPC (Coste por Clic) máximo, es decir, cantidad máxima que el anunciante quiere pagar por cada clic que reciban sus anuncios.

Pongamos un ejemplo ficticio: tengo una frutería en Sevilla cuya página web es http://www.FruteriaLoly.com, y queremos pujar frente a otras fruterías para posicionarnos en la web. Pues bien, nos posicionaremos con múltiples palabras clave. Si tenemos dudas sobre qué palabras claves elegir Google nos ofrece esta herramienta gratuita que nos ayuda a decidir las keywords más apropiadas para mi website. Si queremos posicionarnos con “frutería Sevilla”, Google nos indica cuánto nos costaría por clic esa palabra clave para que nos posicionemos en los primeros lugares. Imaginemos que el clic sale a 0,90 €. Si el presupuesto destinado para nuestra campaña del día es de 18 €, en cuanto hayan hecho clic 20 veces en mi anuncio, éste desaparece (pues habremos agotado nuestro presupuesto diario). Ahora bien, pensemos que no sólo disponemos de una palabra clave, sino de cientos de palabras clave por las que pujamos. Si mi anuncio, con las distintas keywords, ha tenido 20 clics, con un presupuesto de 18 € diarios, mi anuncio dejará de aparecer.

Una vez establecida la posición de esa palabra clave en la puja, se muestran cada vez que el usuario incluya ese término en el motor de búsqueda de Google. Cada vez que se muestra se llama “impresión”, es decir, el usuario ha tenido el enlace patrocinado y ha podido verlo. Pero Google no cobra por las impresiones, sino por los clics generados, que llevan a la URL establecida, hasta agotar el presupuesto.

Tipos de anuncios en AdWords

Existen distintos tipos de anuncios en AdWords. El más básico es el anuncio de texto. En la mayoría de los idiomas, los anuncios de texto pueden contener 25 caracteres en el título, 70 en el texto y 35 en la URL visible, espacios incluidos. En Google, esta información se muestra en cuatro líneas: un título, dos líneas para el texto del anuncio, cada una de 35 caracteres, y una línea para la URL. Tengamos en cuenta que la URL que aparece en el anuncio debe ir en concordancia con la URL a la que lleve el anuncio. No tienen que ser necesariamente la misma, pero deben tener similitud. Por ejemplo, en el anuncio puede aparecer http://www.FruteriaLoly.com, y que al hacer clic en el anuncio vaya a http://www.FruteriaLoly.com/ofertasdeldia. A donde no podría ir es a una página web distinta a la anterior (ej: http://www.comprafrutasbaratas.com).

Por otro lado están los anuncios gráficos, que pueden ser estáticos o animados, y combinan dos eficaces funciones: las imágenes y la probada tecnología de orientación de AdWords. Esto proporciona a los anunciantes el poder de las imágenes, junto con la precisión de concordar los anuncios con los sitios de la Red de Display relacionados. Hay otros tipos de anuncios, como son las AdWords para móviles, en vídeo, entre otros. En este enlace se encuentran los formatos de anuncios disponibles en AdWords.

A modo de curiosidad, os facilito en este enlace una infografía con las palabras más cotizadas en Google AdWords. Recordad que la subasta de la que hablábamos hace que determinadas compañías paguen el clic en su anuncio por precios auténticamente desorbitados. Ahora bien, ¿estarías dispuesto a pagar ese precio? ¿De qué dependería? ¿O invertirías esa cantidad en otras plataformas o formatos?

Imagen | Nivel03.com
Artículo relacionado | Marketing en buscadores: aclarando conceptos (I)

Anuncios

Publicado el octubre 3, 2012 en Uncategorized y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: