La Economía Digital: componentes y protagonistas de un nuevo escenario global (II)

La llegada de la crisis ha puesto en relieve muchas de las debilidades del actual sistema, tanto económico, como político-social, produciéndose cambios en la estructura mundial. Por su parte, las tecnologías de la información mejoran la eficiencia de todos los aspectos de la economía, especialmente de las empresas tradicionales, para las que la nueva economía implica un incremento de la productividad y un ahorro considerable de los costes, entre otros aspectos.

Los consumidores, por su parte, se vuelven más exigentes y se “profesionalizan”. Saben lo que quieren y disponen de una gran variedad de herramientas a su alcance para conocer y darse a conocer. Analizamos estos y otros aspectos desgranando una nueva realidad: la economía digital.

Si quieres montar un negocio y no hay recursos, tendrás que acudir
a un modelo de economía abierta. Un modelo tradicional de esto es mío
y esto es tuyo, no funciona“. Evaristo Nogales

Cambios de paradigmas: la economía digital

Han sido distintas las definiciones para tratar de concretar el concepto de economía digital, desde que ésta fuera definida por primera vez en 1998. En definitiva hace referencia a la implicación que tienen las TIC en la economía. Ahora bien, en la actualidad el problema se traslada a la creciente complejidad que supone separar la economía tradicional de la economía digital debido, fundamentalmente, a la penetración de este tipo de tecnologías en la mayor parte de los sectores tradicionales.

Uno de los componentes de la economía digital, como no puede ser de otra forma, es internet: se incrementa la tasa de uso y las posibilidades de acceso. Igualmente, el segundo componente es el Ecommerce: el punto de venta puede estar en cualquier momento y en cualquier sitio, reduciéndose los costes de adquisición, el tamaño de los stocks, y aumentando el control de los pedidos, la velocidad de las transacciones y la eficiencia en el trato al cliente.

La digitalización de bienes y servicios, es el tercer componente. Dicha digitalización nos permite abaratar los costes de transacción y disponer de una gran cantidad de información sobre nuestros clientes. El cuarto y último componente es el relativo a los nuevos procesos: los bienes no son susceptibles de ser digitalizados. Sin embargo, su forma de comercialización sí que varía con la introducción de las nuevas tecnologías. Este hecho hace que las empresas se puedan favorecer de muchas de las utilidades adicionales que ya se han mencionado en el post anterior, tales como la reducción de costes, el tratamiento de la información o la apertura de fronteras. Un claro ejemplo es “Everybody Car”: un grupo de personas, que tienen como objetivo comprar un coche, se unen para que los concesionarios hagan una oferta conjunta por compra de coches.

¿Qué agentes se ven afectados por el surgimiento de la economía digital?

  • Los consumidores: el consumidor desarrolla un papel más complejo, a la vez que se hace más activo. Hay un alto nivel de exigencia producto de un aprendizaje previo. En este sentido, el consumidor incrementa su capacidad de elección, que ya no depende de la ubicación física exclusivamente. Asimismo el consumo se adapta a sus preferencias, pues disponen de más información. E igualmente hay más formas de consumir, es decir, se compra adaptándolo a nuestros comportamientos de consumo/compra, como es el horario, saber más de producto, etc. En relación a los precios éstos son más bajos, pues se eliminan de la cadena logística costes, y se produce un trato mucho más personalizado. Este concepto está relacionado con la segmentación, pues se recibe sólo información que interesa al consumidor por los datos recabados previamente.
  • Los trabajadores: la economía digital eleva nuestras necesidades de capacitación. El trabajador no se incorpora como “fuerza bruta” sino que accede con un valor, un talento determinado. Ello exige mayor flexibilidad en las condiciones laborales, pero también más capacidad para adaptarse al cambio. También, al venir de la mano de la globalización, viene la deslocalización y la apertura de fronteras.
  • Las estructuras: existe un cambio en la forma en la que las empresas e industrias se relacionan. Se han digitalizado los procesos proveedor-cliente. Los procesos de diseño de una marca incluyen en muchos casos a sus proveedores porque es la única forma de que, cuando el producto salga al mercado, todo esté listo. También está el método “Just in time” (JIT): es una política de mantenimiento de inventarios al mínimo nivel posible donde los suministradores entregan justo lo necesario en el momento necesario para completar el proceso productivo. De esta forma descienden los costes de transacción, se pueden reducir los márgenes por la aparición de nuevos intermediarios, y genera costes de transferencia por TIC entre cliente-proveedor (cambiar de proveedor conlleva un coste asociado y ello provoca que cueste más el cambio, ej: establecer un sistema de funcionamiento con el cliente con un software que le instalo, se obstaculiza la posibilidad de cambiar de proveedor).
  • Los procesos: las TIC han transformado gran parte de las formas de operar de las empresas, debido, fundamentalmente, a la capacidad que les brindan de gestionar la información. Gracias a ello, las empresas son capaces de realizar transacciones y comunicarse de manera virtual, lo cual supone un cambio de paradigma respecto a la forma tradicional de comercio: desarrollamos procesos de comunicación con las marcas que antes no se daban, así como procesos de transacción a través de comercio electrónico.

Mención especial también merecen los productos. Como sabemos la economía digital influye en los bienes y servicios, y añade una serie de posibilidades no existentes en el comercio tradicional. Es el conocido como producto ampliado: las características tangibles del producto se amplían con otras características que lo hacen distinto. Las experiencias de compra son fundamentales en estos nuevos entornos. Además, permite la personalización del producto y aumentar sus funcionalidades iniciales.

¿Cuál es la presencia de la Economía Digital en España?

En la actualidad, supone todavía un peso relativamente pequeño en el conjunto de la economía, al contrario que ocurre en otros países, como Estados Unidos, donde su peso específico es muy superior. Bien es cierto que el sector empresarial poco a poco va introduciendo las TIC dentro de sus actividades, pero que muestra, por el momento, grandes diferencias entre los niveles de penetración de estas tecnologías entre las grandes y pequeñas empresas. En cualquier caso es cuestión de tiempo, a la espera de que no sea excesivamente tarde.

Fuente | Sectores de la Economía 20+20. Economía digital
Imagen | ecodigit
Artículo relacionado | La Nueva Economía: nuevas formas de producir y consumir (I)

Anuncios

Publicado el noviembre 28, 2012 en Actualidad, SmmUs y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: